//
leyendo...
asia, tailandia

UN DÍA EN BANGKOK: WAT PHO Y LA VUELTA AL HOTEL

WAT PHO

Tan solo pisar la capital tailandesa, uno se da cuenta de que efetivamente ha cambiado radicalmente de país. Dejamos atrás las motos y los símbolos comunistas para zambullirnos en una ciudad decorada con centenares de imágenes de la familia real tailandesa.

Únicamente disponíamos de unas horas para visitar la ciudad, así que tuvimos que elegir uno entre la multitud de lugares a visitar. Elegimos, de entre todos ellos, Wat Pho.

Llegamos a la zona donde se aglomeran varios templos y comimos en un sitio poco agraciado que hizo que echáramos aún más de menos a nuestro querido Vietnam. Rápidamente nos dispusimos a ir hacia el templo, un poco perdidas, pero con el paseo amenizado por el mercadillo que ocupaba las aceras.

Teníamos poca, muy poca idea de lo que íbamos a visitar. Entramos y nos dirigimos directamente a lo que sabíamos que allí había: el Buda reclinado, cuya posición representa su paso al Nirvana. Nos quedamos boquiabiertas al encontrarnos con una figura de tal magnitud. Y con “tal magnitud” me refiero a nada más y nada menos que a ¡46 metros de largo y 15 de alto!

Después de quedarnos pasmadas con la escultura, los detalles de nácar de las plantas de sus pies y los murales de la sala, pensábamos que nos quedaba poco por visitar. ¡Qué equivocadas estábamos! Nos pusimos a deambular por el templo y descubrimos las miles de cosas que éste albergaba: una colección de budas inacabable, guardianes de piedra, estatuas mostrando técnicas de masaje y posiciones de estiramiento, mosaicos y muchos, muchos detalles.

Salimos de allí muy satisfechas de la elección. El lugar estaba tan plagado de detalles que seguro que no pudimos disfrutar de todos ellos. Aún así, ese templo nos permitió evadirnos de nuestra realidad por un par de horas para después darnos cuenta de que ese no es otro planeta; es el nuestro, y es maravilloso.

 

LA BÚSQUEDA DE UN TAXI: LLEVADME AL HOTEL, POR FAVOR

Si alguna vez tenéis que hacer escala larga en Bangkok, os recomiendo este hotel. Muy cercano al aeropuerto para no tener que madrugar excesivamente, con buen servicio y, muy muy importante, piscina. Eso sí, en caso de que tengáis tiempo a visitar la ciudad no os lo recomiendo, pues está muy lejos del centro y es posible que los taxistas no os quieran llevar de vuelta, como nos pasó a nosotras (novatas)….

El sol empezó a esconderse y decidimos que era hora de irse a dar un bañito a la piscina. Compramos fruta fresca y tranquilamente fuimos a buscar un taxi. El primer taxista miró incrédulo la tarjeta del hotel, y después de soltar alguna expresión en thai, arrancó y se fue. Lo mismo con un par de taxistas más. Luego llegó el momento subida de precios, a lo que nos negamos al principio y aceptamos rápidamente después de entender porqué nadie nos quería llevar al hotel, y también porque como dicen en una película “Once Bangkok has you in its grip, it won’t let you go”. Así pues, empezamos a aceptar subidas de precio, aunque la relación guiris-taxista no acababa de cuajar. Luego vino el momento tuk-tuk: “os llevo hasta la estación, de allí vais al aeropuerto y allí os buscáis la vida” nos dijo un chico, pero como que no nos convenció mucho el plan.

Al final dijimos “éste mismo” y subimos. Tan solo cerrar las puertas ya empezó a subir los precios, lo cual ya no nos importaba, tan solo queríamos llegar al hotel. Luego empezó a conversar con nosotras y a soltar expresiones en thai mientras hacía gestos extraños, y de repente, cogió una cosa, se la metió en la nariz y empezó a aspirar. Miré a mi amiga y me dijo “será pa’ los mocos…”. Preferí pensar eso. Al llegar al hotel, después de una hora, nos volvió a subir el precio (por tercera o cuarta vez) pero nos hizo tanta ilusión estar allí que no nos importó.


Retroceder en el viaje hacia…

Anuncios

Acerca de Núria Fjorden

Biologist and Tourism student. Keen on learing about other cultures.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

BENVINGUTS! BIENVENIDOS! BENVIDO! ONGI ETORRI! WELCOME! WILLKOMMEN! VELKOMMEN!
Follow NORDEN ROADS on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: